CRÓNICAS DOSQUINCEÑAS

.

martes, marzo 7

IX CARRERA POPULAR DE FUENTEALBILLA

“La esencia, la substancia y la madre que os parió”

A pesar de tan manida alocución que cualquier Presidente esgrime para alentar y animar sus bases, argumentando valores patrios, sentimientos profundos, diferenciación intrínseca con el resto (siempre en los postres de algún evento que aglutina sus miembros entre manjares culinarios y excelentes caldos etílicos desinhibidores de mente y lengua), no es menos cierto que nuestro egregio dosquince Dream Team (1) lejos de ser un mero acúmulo de sacos de grasa trotantes con patas (que también) se tiene como crisol de librepensadores con vasto (y Basto (2)) conocimiento de disciplinas tan dispares como Ingeniería Aeroespacial, Humanidades deportivas, Floricultura exótica, Escatología avanzada, Historia atlética, Geología del trazado,  Literatura Etrusca, Física Cuántica, Filosofía Manchega y tantas otras que rieros, rieros de la Wikipedia.

Es de público y notorio conocimiento que el primer jueves de cada mes (a ver qué Club de Atletismo hace lo mismo), nuestro ilustre dosquince, convoca un evento nocturno más cercano a las charlas en un Ateneo que en un Bar por la abisal profundidad de sus conversaciones científicas y filosóficas a la par de gastronómicas y atléticas.

Sin ir más lejos, el pasado jueves 2 de marzo, celebrose quedada dosquinceña en la que un grupo de aguerridos dosquinceños, además de preparar virtualmente (3) la carrera de FUENTEALBILLA, estuvieron inmersos en una interesante disquisición epistemológica tratando de definir los conceptos Aristotélicos de esencia y sustancia tras recordar una foto de la Media Maratón de Albacete de 2005, con 5 fundadores originarios del dosquince (4).


Llegados a este punto Gossi ya habrá debido ejecutar, con gran maestría y resolución, un gesto similar al de una sonora pedorreta; es lo malo/bueno de conocernos tantos años pero siempre desde el cariño que además es mutuo.

 
 
El debate se inició tras mi duda ante la afirmación que en esa foto, un grupo muy concreto de personas (algunas humanas en sí mismas), se encontraba la esencia del dosquince y no en algo menos tangible, más etéreo y difuminado de un colectivo cuyos miembros tienen una particular manera de sentir la amistad, el compañerismo y el deporte como parte de su propia filosofía de vida, siendo cada uno de sus propios ancestros y que, a pesar de ello, nos tenemos gran aprecio y respeto incluso pudiendo haber tenido algún leve, ya entrañable e inofensivo, síndrome de Procusto (5) de libro.
 
Todo terminó de forma incruenta, como no podía ser de otra manera, pero sin faltar a los eternos preceptos del bebedor, cumpliéndolos con exquisita moderación:

1- Facilidad de palabra.
2- Exaltación de la amistad.
3- Cantos regionales.
4- Superpoderes.
5- Tuteo a la autoridad.
6- Insultos al clero.
7- Vuelta a casica a dormir sin alharacas.

 
Y volviendo al tema del epígrafe inicial, la IX carrera de FUENTEALBILLA, os diré casi con lágrimas en los ojos del aire en la cara por el ritmo infernal que llevaba por debajo de 5.15 min/km… (si vale, ya veo esbozar alguna sonrisilla de más de uno cuya velocidad estando lesionado, atado a la cama y durmiendo nunca ha subido de 4 min/km) que es la primera vez en ese pueblo que no se me han caído los entresijos subiendo los repechillos, de manera que el crono final ha estado en 0:51:30, más que aceptable para lo que entreno e ingiero habitualmente, causando sorpresa y perplejidad (a mí el primero) tanto a propios como extraños, máxime cuando en otra carrera, Molinicos, un pastor me dijo que para recoger Setas no hacía falta llevar esa vestimenta tan ajustada y colorida que espantaba a los Boletus porque como corredor no me iba a ganar la vida…

 
Alejandro Loreto fue nuestra punta de lanza. Está haciendo unos cronos más que aceptables para la media dosquinceña, siendo su camiseta de las más rápidas del Club, no sé si el tejido resistirá tamaña aceleración tan inusual en otros cuerpos dosquinceños hechos para el pecado (especialmente Gula) porque lo que se dice para correr, no mucho.

Ramón Bello no salió mal parado del lance, hizo un decente crono aunque lo tenía a tiro de saliva expulsada de la boca a gran velocidad (6) (La escatología retórica es lo que tiene); no pude con sus zapatillas aladas cual Hermes griego.

Al resto de efebos dosquinceños (Perezagua, Jorge, Dioni y Pedro Gcia León) no se les dio demasiado mal pues al hacerles un pequeño chequeo al llegar a meta, asentían al llamarlos por su nombre, movían los ojos siguiendo el dedo índice y no necesitaron ayuda mecánica para respirar, especialmente a JOTA que la noche anterior fue tan densa que los toledanos temen que se empiece a decir “noche Jotense” en vez de “noche toledana”.

 
 
LORETO FLORES, ALEJANDRO
0:46:56
BELLO SERRANO, RAMON
0:51:18
GOMEZ RODRIGUEZ, SEBASTIAN MANUEL
0:51:30
PEREZAGUA NAHARRO, MANUEL
0:56:51
NICOLAY HERNANDEZ, JORGE CARLOS
0:56:55
VERDU MERINO, DIONISIO
0:56:53
GARCIA LEON, PEDRO ANTONIO
0:58:45
LOPEZ PODIO, JOSE JUAN
1:02:00

 
Espectacular el super-ágape de llegada a Meta, desde luego en Fuentealbilla tienen muy claro eso de que “a trabajo hecho mesa puesta”; bebercio y comercio hasta jartarse. Mucha animación y cariño por parte de todos los autócton@s; nos hacen sentir como corredores locales.

Agradecer también a tod@s los fotógrafos que estoicamente nos siguen carrera tras carrera, haciendo estupendos reportajes.

  

 

ADENDA.
 
(1.-) dosquince Dream Team. Lo de “Dream” viene justo después de la copiosa Cena de hermandad, hartos de Vino, Cerveza y Gastronomía Manchega, principalmente.

 
(2.-) Vasto con V, en este contexto define la cantidad y variada extensión de conocimiento. Basto con B, es porque a veces somos más burdos y burros que dichos équidos domésticos.

 
(3.-) Virtualmente, ya que desgraciadamente casi la mitad de los comensales no pueden/deben correr por diversas causas físicas más o menos importantes pero a otros, sencillamente, no le salen de las zapatillas.

 
(4.-) En la foto de la Media Maratón de Albacete de 2005 están: Gossi, Juan Lorenzo, Paco Carratalá y Paco Fernández de la Nieta (tan sólo faltaba Dioni), la "esencia" del Club.

 













(5.-) El síndrome de Procusto.

Damostes más conocido por su apodo, Procusto (el estirador) es un personaje mitológico, hijo de Poseidón, dotado de una fuerza descomunal y gran estatura; ofrecía amablemente posada al viajero pero al que le parecía, obligaba a acostarse en una cama de hierro, lo amordazaba y ataba. Si sobresalían partes de su cuerpo, los serraba y si eran más cortos, los descoyuntaba a martillazos hasta estirarlos a la medida del lecho. Procusto fue finalmente capturado por Teseo, que lo acostó en su camastro de hierro y le sometió a la misma tortura que tantas veces él había aplicado.

El síndrome de Procusto hace referencia a la intolerancia a la diferencia. Es muy común en ambientes profesionales y domésticos por la presencia de individuos con cierta actitud egocéntrica, generalmente por el miedo a ser superados por otros que tienen mejores capacidades que ellos. Quienes lo padecen en grado extremo, todo lo juzgan y pretenden que todos se ajusten a lo que dice o piensa, acomodándolos en su propio lecho de Procusto”, actuando sin piedad contra cualquiera que crean pueden hacerles sombra. Hablan de diversidad y de tolerancia pero soportan muy mal ideas distintas a las suyas.

 
(6.-) Con lo fácil que es decir escupitajo pero carecería de tensión narrativa.

 
SEBAS.
Pseudo-Atleta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario